Confitería Estevez

Más de 100 años a su servicio.
2,20

1 item(s) in Cart

Nuestra Historia

CONFITERIA ESTEVEZ

c/. Vicente Sobrino nº 8

A GUARDA ( Pontevedra )

 

En abril de 1902 llegó procedente de Ponteareas el matrimonio compuesto por Antonio Estévez Mera y Pastora Fernández Rodríguez, acompañados por sus hijos Rodrigo, Eloisa, María y Manuel; este último se instaló durante muchos años en “La Bugalla”, confitería de Ribadeo (Lugo). Ya en A Guarda, nacieron Teresa y Toñita.

 

El primer local donde instalaron su negocio fue en la calle Colón, nº 1, donde luego continuó la panadería de Ramón Camiña. El segundo local fue en la calle Antonio Alonso ( hoy “Muebles Suso” ); allí estuvo la panadería del “Panecillo”, apodo que tenía entonces el hijo de la dueña, médico muy conocido por aquellas fechas. El tercer local, al que se trasladan en 1905, estaba en la calle Vicente Sobrino nº 6 ( durante muchos años “Bazar Taxota”; hoy en día “Bazar Trébol” ). Y en 1917 se instalan definitivamente en el local de Vicente Sobrino nº 8, hasta nuestros días.

 

Con el fallecimiento de Antonio Estévez Mera en 1920, continua como titular su viuda, Pastora Fernández Rodríguez. En el momento de su jubilación, 1954, le sucede Eduardo Pantaleón Saúl, casado con Teresa Estévez Fernández ( hija de los fundadores ). En el año 1958, fallece Eduardo, y la razón social se denomina CONFITERÍA ESTÉVEZ-Vda de Eduardo Pantaleón Saúl, en una sociedad privada con los hermanos Silverio y Juan Álvarez Sobrino, este último casado con Antonia Estévez Güisán, nieta de los fundadores.

 

En 1971 se jubila Teresa Estévez Fernández, y la razón social pasa a denominarse CONFITERÍA ESTÉVEZ-Silverio Álvarez Sobrino. En el año 2000, por jubilación de Silverio, y anteriormente, de Juan, ceden la titularidad del negocio al hijo del primero, denominándose CONFITERÍA ESTÉVEZ-Juan José Álvarez Franco.

 

Esta es, a grandes rasgos, la cronología de las personas que de una forma u otra han llevado la dirección del negocio familiar íntegramente. Cabe destacar que en todo momento el trabajo contó con la inestimable colaboración de esposas, hijos y muchos familiares que han aportado su granito de arena para dar el buen trato y servicio que ha caracterizado siempre a este negocio.

 

Numerosos empleados han pasado también por esta casa: Tincho, Guisantes, Mila, Mely, Charo, Cristina…..etc. Mención aparte merece Ignacio, que con sus 44 años trabajados con nosotros dejó constancia de una profesionalidad y conducta impecables.

 

La reconstrucción de esta historia ha sido posible gracias a la aportación de Antonia y Estévez Fernández, hijas de los fundadores, con sus recuerdos.

 

Teresa, persona ejemplar en todos los sentidos, buena, amable, trabajadora, siempre con una sonrisa…no hay palabras para definir tantos años de armoniosa convivencia ¡ gracias, de corazón, por todo lo que de ti hemos aprendido ¡

 

INSTALACIONES

 

Durante muchos años, el obrador contó con un horno de leña, y para la elaboración de productos, los materiales habituales de aquellas fechas, es decir, manuales, varillas de madera de boj, grandes cuencos de madera para amasar, y utensilios rudimentarios.

 

Entre 1917 y 1932, se fabricaba chocolate. Para ello, se compró la maquinaria que descascarillaba, molía y fabricaba el chocolate, utilizando como materia prima el cacao que entonces se recibía de Guinea. Los mayores recordarán los “recortes” que por 5 céntimos compraban en esta casa.

 

En 1927 se instaló en nuestro obrador una de las primeras batidoras-amasadoras eléctricas de Galicia, de la casa Turó S.A. de Sabadell.

 

En 1938 se compró el primer molinillo eléctrico de café, y –paradojas del destino- no se pudo usar para su fin hasta los años 50, por falta de materia prima ( el café ). Se utilizó para moler cacahuetes, garbanzos, achicoria, cebada, etc.., torrefactos.

 

En 1943 llegó la primera balanza automática Mobba, única en el Baixo Miño en ese momento.

 

En 1956, acabado el racionamiento de la Guerra Civil, se instalaron dos medidores automáticos de aceite, envidia de propios y extraños.

 

En el mismo año, la fachada sufrió una transformación total, instalándose unos escaparates amplios y luminosos, con cristales curvos en las esquinas. Estos escaparates se mantendrían así hasta el 2003, que por actos vandálicos, se tuvo que hacer una remodelación completa de los mismos.

 

Ya en años sucesivos se fueron completando con las actuales maquinarias: laminadora, refinadora, cámara frigorífica, mostrador frigorífico, balanzas automáticas, registradoras, congeladores, microondas, etc.

 

PRODUCTOS

 

En 1902 empezaron a fabricarse bizcochos, roscas, rosquillas, boleardos, pasteles, caramelos de altea, caballitos y milhojas de hojaldre y crema que se siguen haciendo en la actualidad. Si bien, el surtido de producción actual es muchísimo más amplio, ya que debemos reconocer que hace 100 años nada era igual. Por ejemplo, los precios:

 

1 libra de bizcocho …………………………… 15 cts de pta.

1 docena de pasteles …………………………… 11 cts de pta

1 kg de rosca …………………………… 13 cts de pta

1 libra de chocolate de casa ……………………. 7 cts de pta

1 docena de rosquillas …………………………. 3 cts de pta

1 docena de boleardos …………………………. 4 cts de pta

1 milhojas de crema (30 cm)…………………… 21 cts de pta

100 libras de azúcar ……………………………… 5 ptas y 30 cts

1 galón de aceite de oliva ………………………. 5 ptas y 15 cts

1 arroba de arroz ……………………………….. 2 ptas y 12 cts

1 ferrado de maiz ………………………………. 3 reales

1 cabazo de vino de Castilla……………………. 3 ptas y 20 cts

1 cabazo de aguardiente ……………………….. 6 ptas y 30 cts

1 fardo de bacalao de una arroba………………. 8 ptas y 30 cts

 

En 1918, a causa de la 1ª Guerra Mundial, se incrementó el coste de las materias primas, de forma que los precios de los productos se encareció hasta un 200 %. En consecuencia, apenas se fabricaron, ampliándose el negocio a Ultramarinos y objetos de regalo.

 

Entre 1940 y 1960, los artículos de regalo que se vendían eran cristalerías y jarrones de cristal de Bohemia, cuberterías y cristalerías plateadas de Meneses, baterías de cocina, lozas de la Cartuja de Sevilla, porcelanas de Limoges (Francia), y otros muchos productos de calidad.

 

En cuanto al surtido de comestibles y bebidas, dado el alto poder adquisitivo de las familias de retornados americanos, se amplió con licores ( Chartreaux, Cointreau, Benedictine y Champagne Francés ), quesos Roquefort, etc.

 

Otros productos que se vendían en aquellas épocas eran el cangrejo, vodka y caviar rusos; bacalao de Noruega, whisky de Irlanda y Escocia; quesos y mantequillas de Suiza; piña de Hawai; sopa Campbell´s de USA, además de la Coca-Cola. Que desde los barcos llegados al puerto de Vigo recibíamos en las botellas clásicas de entonces. El mayor consumidor era el Hotel Pazo; para subirlas al Monte Tecla, se utilizaba como medio de trasporte el burro “Medrines” que D.Pepe Sobrino usaba para llevar la carga. El burro era tan “listo” que cuando rebasaban la “carga máxima autorizada” se agachaba y se negaba a caminar.

 

Durante años se abastecía de rosquillas y boleardos a todo el Baixo Miño, estando presentes en las fiestas populares: S. Amaro, S. Vicente, S. Julián, la Salud, S. José, el Santísimo, Corpus Christi, Carnavales, A. Antonio, Fiestas del monte, La Guía, etc.

 

A modo de anécdota, en las parroquias de Loureza, Acebedo y Burgueira, en las bodas se solía hacer un regalo consistente en unas grandes roscas colocadas en unas bases de madera sobrepuestas en varios pisos, adornadas con flores y plumas muy vistosas, que llevaban inscripciones como “con todo cariño de tus padres”, “recuerdos de la tía Carolina”, “de tus abuelos”, etc. Se cubrían con mimbre y manteles o colchas; y se llevaban a pié, sobre la cabeza, hasta su destino. Se llamaban Boleardos o Regueifas.

 

En aquel momento, desde este negocio se sirvieron bodas y banquetes que marcaron época por su suntuosidad. Hubo varias en el Hotel Pazo, para prestigiosas familias de la localidad, con tartas de boda de hasta ¡80 kg! de peso, pastelería surtida, y vinos y licores de lo mejor que existía, servidas en algún caso por un equipo de maitres, seis maestros cocineros, veinte camareros, y numerosos pinches de cocina.

 

En 1950 Eduardo Pantaleón Saúl, que fuera emigrante en América, palpó el vacío que padecen todos los guardeses en la lejanía de su tierra, y empieza a enviar una felicitación por Navidad a todos ellos, localizando sus direcciones, siempre con motivos de la zona del Baixo Miño: cruceiros, marusías, temporales, iglesias, paisajes, ….etc., escritas con un particular lenguaje gallego. Actualmente, más de mil de estas postales viajan por los cinco continentes cada año, recibiéndose a su vez numerosas respuestas de agradecimiento.

 

A partir de 1956 se comenzó a fabricar en nuestros obradores el que hoy es postre típico de A Guarda, el ROSCÓN DE YEMA. En 1990 se celebró la primera fiesta gastronómica dedicada al roscón de yema. Repitiéndose anualmente durante 10 años. Por motivos ajenos a la voluntad de los organizadores, dejó de celebrarse durante 5 años; retomándose su celebración el pasado 15 de julio de 2006.

 

Actualmente, la Confitería Estévez sigue fiel a sus fundadores, con la seriedad, el servicio y la calidad de sus productos: pastelería, bollería, postres, bombones, turrones, roscas de yema, etc., así como gran surtido en productos típicos, vinos y licores

Fue en este año 2012, que nos decidimos a llevar a cabo una vieja idea, crear una línea artesana de chocolates.
     Así nació CHOCOLATES  “O FACHO”.
     El nombre de ” O FACHO” viene dado de que en nuestro pueblo ( AGUARDA) se encuentra el Monte Santa Tecla, el cual tiene dos picos, uno de ellos llamado pico SAN FRANCISCO ,y el otro pico del “FACHO”.
     El resultado lo ofrecemos a nuestros clientes en nuestro establecimiento, y ahora, también desde esta página web

A partir de este momento, nos queda un listón muy alto para seguir endulzando, el Baixo Miño, pero esperamos superarlo con las mismas armas que han usado nuestros predecesores.

 

Juan José  Álvarez
Gerente

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies